Claves para mejorar la motivación en el trabajo de tus empleados

Claves para mejorar la motivación en el trabajo de tus empleados

A todas las compañías les gustaría tener empleados felices que desarrollasen sus tareas con eficacia, ¿verdad? Pero conseguir la motivación en el trabajo no es tarea sencilla. Según un estudio de la consultora Hays, se calcula que más del 40% de los empleados en España no se siente motivados en su puesto de trabajo. Por ello en este artículo te contamos algunas de las claves más importantes a tener en cuenta si lo que buscas es tener a tus empleados implicados y garantizar su máximo rendimiento laboral.

A qué nos referimos con la motivación en el trabajo

Podemos definir la motivación laboral desde la perspectiva de la empresa como la capacidad que tiene para mantener a sus empleados estimulados en la realización de sus tareas y el trabajo.

Por lo tanto, un empleado motivado mejora su rendimiento laboral, su implicación y compromiso con la empresa. Lo que favorece a que este quiera llegar y superar los objetivos de la empresa.

Promover la motivación laboral es uno de los objetivos clave de las empresas ya que de ello dependerá en gran parte el éxito de la compañía y la realización de nuevos proyectos.

¿Cuánto afecta la motivación a la productividad de los empleados?

Está comprobado que la motivación en el trabajo afecta directamente al rendimiento de los empleados. Por lo tanto, los trabajadores que se sientan más motivados realizarán sus tareas de forma más efectiva. A su vez, esto favorecerá la implicación del empleado en la empresa, queriendo llegar a los distintos objetivos que se proponen y sintiéndose parte activa de la compañía.

Tipos de motivación laboral

Para poder trabajar en la motivación de nuestros empleados es importante distinguir entre los dos tipos de motivación que existen.

Motivación intrínseca. Es aquella derivada de la satisfacción interna del trabajador, relacionada con sus logros y capacidades. La empresa también puede influir en esta motivación personal del empleado. ¿Cómo? Pues por ejemplo reconociendo su buen desempeño asignándole labores que verdaderamente se adecuen al perfil.

Motivación extrínseca. La motivación que tiene que ver con factores externos al empleado, por lo que aquí entra el papel de la empresa al completo. Esta motivación se lleva a cabo mediante aumento de sueldo, beneficios laborales u otras medidas que pueda aumentar su compromiso e interés con la empresa.

¿Cómo mejorar la motivación en el trabajo?

Además de distintas técnicas, existen una serie de factores que debemos tener en cuenta si lo que buscamos es promover la motivación en la plantilla.

Momento fundamental: la incorporación del nuevo empleado

Debemos cuidar la motivación del empelado desde su llegada a la empresa. Un buen proceso de onboarding fomentará el engagement del nuevo trabajador, facilitando su integración al puesto y a la compañía. Si el empleado se siente parte de la empresa será más sencillo que se sienta motivado con sus labores y los distintos proyectos.

Reconocer los logros

Como hemos mencionado, una parte fundamental que no debemos pasar por alto es la motivación intrínseca que tienen los propios trabajadores. A todos nos gusta que nos feliciten por un trabajo bien hecho, ¿no? Esta es una de las maneras más comunes que tiene la empresa para fortalecer la satisfacción del empleado y, con ello, su motivación. Existen diversas formas y estrategias para dar reconocimiento a los empleados, lo importante es hacerles sentir que sus esfuerzos son apreciados y reconocidos.

Promoción laboral

A nadie le gusta quedarse estancado en un mismo puesto por años. Por ello la posibilidad de ir mejorando de puesto (y también de salario con ello) es una de las técnicas de motivación laboral más efectivas.

Apostar por el desarrollo de los empleados mediante la formación

Cursos, certificados, clases adicionales… todo aquello que suponga nuevos retos y aprendizaje continuo del empleado ayudará a la mejoría constante del trabajador. Además, estarán más capacitados para desarrollar sus tareas o abarcar nuevos proyectos, incluso influyendo en una mejora de su productividad.

Mayor flexibilidad en el trabajo

Confiar en nuestros trabajadores y en su autogestión puede aportar grandes beneficios a su productividad y motivación.  Para ello, la flexibilidad laboral se muestra como una de las medidas claves donde el empleado podrá distribuirse sus horas de trabajo y compatibilizar mejor su vida profesional y personal.

 

Sobre el autor

Tamara Vargas

Periodista Digital aficionada al mundo de la tecnología y de la comunicación.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.