Cómo elaborar los KPIs clave de recursos humanos

Cómo elaborar los KPIs clave de recursos humanos

Una de las dudas principales en cualquier tipo de medición de resultados es saber cuáles son los indicadores más relevantes a los que debemos prestar atención. Cuando necesitamos establecer los KPIs clave de recursos humanos debemos de tener en cuenta una serie de factores que nos harán sacar el máximo partido a nuestra empresa y lograr los objetivos. En este artículo resolveremos las principales dudas que plantean la elaboración de los KPIs y te mostraremos algunos de los más importantes para la gestión de personas de las empresas.

¿Qué significa KPI en RRHH?

Bajo las siglas KPI encontramos el término en inglés Key Performance Indicator, traducido al español como Indicadores de Desempeño. Los KPI se encargan de servir como referencia a la hora de evaluar la actividad, proceso o diferentes factores de las empresas. Con la ayuda de los KPIs podemos establecer diferentes objetivos y saber gracias a ellos si se están logrando o no.

En RRHH se establecen KPIs para comprobar la evolución del departamento en función de los objetivos que se pretenden conseguir. También ayuda a la hora de hacer previsiones y establecer nuevos objetivos.

3 preguntas clave para elaborar los KPIs de recursos humanos

Podemos elaborar los propios KPIs de nuestra empresa respondiendo a tres preguntas que nos guiarán en el proceso:

1. ¿Cuál es el objetivo de cada KPI?

Esta es una de las cuestiones que debemos realizarnos desde el primer momento. Determinar de forma realista y tangible el KPI nos permitirá monitorizar lo verdaderamente importante.

2. ¿Qué queremos medir?

Como ya sabes, los KPIs nos sirven de referencia, pero para ello debemos establecer previamente una unidad de medida según aquello que queramos medir. Por ejemplo, medir cuántas veces llegan tarde los empleados usando para ello el %.

3. ¿De dónde obtendremos la información?

No debemos olvidarnos de qué fuene obtendremos la información para nuestros medidores. Una de las alternativas más utilizadas para ello son los software de RRHH.

Características que deben poseer los indicadores

Los principales indicadores de RRHH destacan por tener una serie de características comunes destinadas a facilitar el cumplimiento de los objetivos del departamento. Si unimos estos rasgos con las preguntas anteriores es más probable que definamos los KPIs correctos para nuestra compañía.

  • Limitados en el tiempo. No podemos pretender elaborar KPIs que duren para siempre. Deben ceñirse a las necesidades actuales de la empresa y contar con una determinada periodicidad.
  • Periodicidad propia. Ligado con el punto anterior, estos medidores deben contar con una determinada periodicidad. Por ejemplo, elaborados de forma trimestral.
  • Alineados y realistas. De nada sirve establecer KPIs que no reflejen la realidad de la empresa. Debemos alinearlos lo máximo posible con los objetivos asequibles que queremos alcanzar.

Algunos ejemplos de KPIs de recursos humanos

Con el objetivo de que te sirva de utilidad, compartimos algunos de los Indicadores de Desempeño más utilizados en los departamentos de RRHH.

  • Duración en el puesto. Uno de los KPIs más demandados a la hora de promover la retención de talento en la empresa. Con su uso se calcula el recorrido del trabajador en la empresa y el tiempo medio que tarda en ir ascendiendo puestos en función de los meses que lleva en la entidad.
  • Tiempo medio en la empresa. No debemos confundir este punto con el anterior. Este indica cuánto tiempo permanece un empleado en la compañía. Cuidando este factor, obtendremos un mayor retorno de la inversión realizada con su contratación y formación.
  • Employe engagement. En otras palabras, el índice de compromiso o motivación que tienen los empleados con su puesto en la compañía. Utilizándolo nos permitirá saber en qué puntos flojea el equipo para conseguir una mejora de su esfuerzo y productividad.
  • Absentismo laboral. Es prioritario que el departamento de RRHH nos ayude a medir las ausencias de los trabajadores. Este KPI nos ayudará a medir la tasa de absentismo en el trabajo, ya sea debido a un retraso, baja médica u otras ausencias tanto justificadas como no justificadas. Con su uso podremos detectar problemas en el equipo así como ayudarnos a predecir las bajas que puedan producirse en determinados periodos.

Sobre el autor

Tamara Vargas

Periodista Digital aficionada al mundo de la tecnología y de la comunicación.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.