Cómo hacer frente a la fatiga pandémica en el trabajo

Cómo hacer frente a la fatiga pandémica en el trabajo

La Organización Mundial de la Salud ha acuñado el término fatiga pandémica para referirse al cansancio y desmotivación que sufre gran parte de la población a raíz de la situación causada por la Covid-19. Esta fatiga pandémica se manifiesta con un abanico de emociones negativas, con síntomas que pueden generar ansiedad o depresión.

¿Cómo ha surgido la fatiga pandémica?

Llevamos ya dos años de pandemia, con su respectivo confinamiento, restricciones, cuarentenas y múltiples medidas. Esta situación tan prolongada en el tiempo es la causante de una fatiga pandémica que afecta a buena parte de la población y que puede provocar un malestar generalizado también en los trabajadores.

Comenzamos a ver el fin de la pandemia, pero a pesar de ello, la fatiga pandémica continuará. Los cambios a nivel social que se han ido produciendo y el cumplimiento de las recomendaciones tan cambiantes, continúan acumulando los pensamientos y sentimientos negativos que ya trae consigo la población en estos dos años.

La situación económica que estamos viviendo nos crea también un desgaste acumulativo que se suma con la incertidumbre de ser una situación que parece no acabar.

¿Qué implica la fatiga pandémica?

Son muchas las consecuencias que puede traer consigo, como un mayor nivel de estrés, irritabilidad, insomnio, problemas de concentración o sentimientos de ansiedad y angustia.

Si no tratamos la fatiga pandémica esta es como el pez que se muerde la cola, ya que provoca un mayor agotamiento, lo que a su vez afectará a la desmotivación, malestar psicológico y desgaste físico.

Según datos de un estudio publicado por la revista The Lancet, los casos de depresión y ansiedad han aumentado un 28% y un 26% respectivamente. Además, indica que el Covid-19 aumenta el riesgo de sufrir efectos adversos para la salud mental a largo plazo.

¿Cómo hacer frente a la fatiga pandémica?

No podemos reprimir los sentimientos y sensaciones negativas derivadas de una pandemia. Pero sí podemos aceptarlos y manejarlos hasta conseguir superar la fatiga pandémica.

En primer lugar, debemos identificar los síntomas que tenemos (o que tienen nuestros trabajadores), detectando cuáles son las emociones o pensamientos negativos.

Para tratar estas emociones y convertirlas en positivas o prevenir su empeoramiento, podemos tomar diferentes medidas y recursos:

  • Hacer ejercicio físico frecuentemente
  • Practicar técnicas de relajación
  • Cuidar la alimentación
  • Mantener una buena rutina de sueño y descanso
  • Realizar actividades de ocio
  • Buscar el equilibrio laboral y una buena conciliación
  • Buscar ayuda profesional psicológica

Debemos reconocer estas emociones negativas y aceptar que forman parte de una reacción normal ante las circunstancias que estamos viviendo.

Cómo gestionar la fatiga pandémica en el trabajo

Como hemos visto, esta fatiga afecta al bienestar físico y psicológico de las personas y, por lo tanto, podemos tener a muchos trabajadores de nuestra plantilla padeciéndola.

Es recomendable que los empleados sigan las recomendaciones mencionadas anteriormente, ya que mejorará significativamente su bienestar tanto personal como laboral.

Trabajar en la comunicación interna

La comunicación entre toda la plantilla es fundamental para detectar los síntomas de la fatiga pandémica y poder actuar.

Cuidar el clima laboral

Si los empleados se sienten a gusto en su trabajo, el efecto de la fatiga pandémica puede verse reducido. La empresa debe trabajar las labores de teambuilding y buscar fomentar la motivación de sus empleados.

Teletrabajo y trabajo híbrido

No podemos olvidar los distintos modelos de trabajo que pueden existir en la compañía. Los trabajadores en remoto deben afrontar su jornada de la forma más saludable posible. De esta manera, podremos reducir los riesgos del teletrabajo y disminuir a su vez la fatiga pandémica.

Por su parte la empresa deberá adecuar sus políticas al trabajo remoto para que el bienestar de sus empleados no dependa de la presencialidad.

 

 

Sobre el autor

Tamara Vargas

Periodista Digital aficionada al mundo de la tecnología y de la comunicación.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.