Coronavirus: ¿qué sanciones puede imponer la Inspección de Trabajo?

Coronavirus: ¿qué sanciones puede imponer la Inspección de Trabajo?

La vuelta a los centros de trabajo obliga a las empresas y los departamentos de recursos humanos a poner en marcha nuevos protocolos para garantizar la seguridad de los trabajador y evitar sanciones ante una inspección de trabajo.

Nuevos protocolos y normativa de seguridad

La Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales detalla la obligación de las empresas de velar por la salud de sus trabajadores aplicando las medidas necesarias. A ésta norma se une ahora el Real Decreto-Ley 21/2020, publicado el 9 de junio, donde se establecen las medidas urgentes de «prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19»

Además el Real Decreto-Ley 2672020 del 8 de julio define las nuevas sanciones aplicables por la Inspección de Trabajo para aquellas empresas que no cumplan la ley.

¿Quién puede llevar a cabo las inspecciones?

Para garantizar el cumplimiento de las normas, el Gobierno ha habilitado de manera extraordinaria y limitada en el tiempo a la Inspección de Trabajo para imponer sanciones en los casos en que no se cumpla la normativa. De este modo, inspectores y subinspectores, así como los técnicos de Prevención de riesgos laborales de las comunidades autónomas, vigilaran el cumplimiento, por parte de las empresas, de las medidas de salud públicas fijadas.

Hasta la publicación de esta norma la Inspección de Trabajo se limitaba a advertir a las empresas del incumplimiento de la normativa y dar parte a las autoridades sanitarias, autorizadas hasta ahora para imponer sanciones.

¿Qué medidas de seguridad deben aplicar las empresas?

Los departamentos de Recursos Humanos y Riesgos Laborales trabajan para poner en marcha nuevos protocolos de seguridad y adaptar las empresas a la nuevas normativas. Las principales medidas que deben cumplir las organizaciones para hacer frente a la crisis y evitar sanciones son:

  • Distancia de seguridad de al menos 1,5 metros entre los trabajadores: Esta medida obliga a las empresas a distanciar los espacios de trabajo donde sea posible. En las empresas en las que no se pueda guardar está distancia de seguridad la normativa obliga al uso de mascarilla y guantes. La multa por no utilizar la mascarilla es de 100 euros.
  • Organización de turnos: El Real Decreto-Ley 21/2020 establece, entre otras medidas, que las empresas deben:

«Adoptar medidas para la reincorporación progresiva de forma presencial a los puestos de trabajo y la potenciación del uso del teletrabajo cuando por la naturaleza de la actividad
laboral sea posible»

De este modo las empresas están organizando turnos (por días, semanas o incluso escalonando la entrada y la salida de los trabajadores) para evitar aglomeraciones. Además de optar por el teletrabajo en aquellos puestos en los que sea posible.

  • Medidas de ventilación y limpieza del centro de trabajo.
  • Medidas de higiene y desinfección: De las instalaciones por un lado, pero también poniendo a disposición de los trabajadores agua y jabón, geles hidroalcohólicos o desinfectantes con acción virucida.

¿Qué sanciones puede imponer la Inspección de Trabajo?

Las sanciones van desde los 2.046 euros a los 40.985 euros. Las multas dependerán de la gravedad de la sanción, el tamaño de la empresa y el número de trabajadores afectados por el incumplimiento de una medida de seguridad.

De esta forma las sanciones pueden ser en su nivel mínimo entre los 2.046 y los 8.195 euros. En un grado medio entre 8.196 y 20.490 euros y un grado máximo que varía entre los 20.491 y los 40.985 euros.

Sobre el autor

Pilar Esteban

Apasionada por el marketing y la comunicación. Especialista en marketing digital.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.