El teletrabajo y la desconexión del equipo de trabajo

El teletrabajo y la desconexión del equipo de trabajo

Uno de los miedos principales al generalizarse el teletrabajo fue si este afectaría a la relación entre los propios empleados de la empresa, al clima laboral y a la desconexión del equipo. Para dar respuesta a estas preguntas, se han realizado distintos estudios que muestran la opinión de los empleados que trabajan o han trabajado en remoto. Te contamos los resultados y cómo tratar la gestión de los equipos de teletrabajo para obtener los máximos beneficios.

El teletrabajo sigue siendo valorado de forma positiva

Hace ya dos años que el teletrabajo se implantó de forma masiva en las empresas como única forma de poder desarrollar su actividad debido a la pandemia. La mayoría de empresas no estaban preparadas para afrontar el trabajo en remoto pero, apoyadas en los departamentos de Recursos Humanos, tuvieron que hacer malabares para poder sobrellevar la situación. De esta manera, muchos trabajadores que nunca habían operado en remoto tuvieron que adaptarse a las particularidades de esta modalidad y hacer uso de herramientas digitales

Los empleados lo tienen claro, tras esta generalización del trabajo remoto, un 87% de los trabajadores sigue valorando el teletrabajo de forma muy positiva, así lo afirma el estudio.

Aspectos negativos del teletrabajo: posible desconexión de los equipos

Bien es cierto que el trabajo remoto puede conllevar factores de riesgo según un análisis de la OMS si no lo gestionamos correctamente. Algunos de estos factores puede ser el aislamiento social, el agotamiento, depresión, sedentarismo, aumento del consumo de tabaco y alcohol, entre otros.

Los estudios llevados a cabo han recogido también las opiniones de los empleados respecto a los aspectos más negativos del teletrabajo. Un 8% de los trabajadores afirma que el trabajo remoto produce una desconexión del resto del equipo. Lo que puede deberse a un problema en la comunicación interna de la empresa que debe trabajarse desde el departamento de RRHH para coordinar los equipos y realizar su correspondiente seguimiento para asegurarnos de que todo marcha como debería.

Por otro lado, un 6% de los encuestados piensa que el teletrabajo fomenta la hiperconectividad. Estos empleados perciben la modalidad como una forma de estar siempre disponibles, lo que debería corregirse desde la empresa cumpliendo con el derecho a la desconexión laboral. Es importante detectar los problemas y posibles carencias en la gestión de los equipos en remoto para corregirlo antes de que pueda repercutir en la salud física o psicológica de nuestros empleados.

Cómo gestionar a los equipos en remoto

Debemos establecer unas pautas básicas que definan qué se espera del trabajo remoto por parte de los trabajadores y de la propia empresa. Ahí deben fijarse los objetivos claros de los días de teletrabajo además de resolver otras cuestiones necesarias. Entre ellas, deberemos detallar si existe flexibilidad horaria, con qué frecuencia se trabajará en remoto o cómo se evaluará este trabajo.

Podemos establecer un control de los equipos en remoto  pero lo más importante es saber gestionar el teletrabajo y poner los medios necesarios para ello. La empresa debe proporcionar a los empleados todas las herramientas para que puedan realizar su jornada de igual forma que durante el trabajo presencial.

Modelo híbrido para encontrar el equilibrio

Para obtener los beneficios del teletrabajo sin dejar a un lado las ventajas del trabajo en oficina, muchas compañías están implementando modelos de trabajo híbridos.

En TramitApp hemos apostado por el trabajo híbrido estableciendo con ello una jornada flexible que proporcione una mayor conciliación laboral. De esta manera podemos disfrutar de los beneficios del teletrabajo sin olvidarnos de las ventajas del trabajo presencial. Además, contamos con una nueva oficina que nos ayuda a seguir creando equipo y continuar trabajando igual de cohesionados como hasta ahora.

Así, unos días trabajamos desde casa para concentrarnos mejor y distribuir con mayor flexibilidad nuestra jornada. Y, otros días, acudimos a la oficina para ver a los compañeros y tratar aquellas cuestiones que resulta más sencillo ver en persona.

En definitiva, es primordial cuidar los espacios de trabajo y priorizar en todo momento la comunicación interna de la empresa y entre los propios empleados. Solo de esta forma podremos disfrutar de los beneficios del trabajo en remoto y haremos frente a esas barreras como la desconexión del equipo. Todo ello mediante una correcta gestión del trabajo apoyada en herramientas que nos faciliten el trabajo desde fuera de casa.

 

Sobre el autor

Tamara Vargas

Periodista Digital aficionada al mundo de la tecnología y de la comunicación.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.