En qué consiste la evaluación del desempeño laboral

En qué consiste la evaluación del desempeño laboral

Una de las tareas de recursos humanos más destacadas en los últimos años es la evaluación del desempeño laboral. La gestión del talento humano se vuelve clave en las empresas debido a su enorme competitividad, por lo que contar con los perfiles más destacados y adaptados al puesto marca la diferencia en términos de productividad y consecución de objetivos. La evaluación del desempeño laboral fue creada con este fin, por lo que en este artículo te contaremos las claves de la misma y los factores que determinan si verdaderamente es importante realizarla en nuestra compañía.

¿Qué es la evaluación del desempeño laboral?

La evaluación del desempeño laboral es una herramienta o instrumento que permite medir el grado de cumplimiento de los objetivos de cada empleado de nuestra empresa. De esta manera se puede medir el rendimiento y comprobar en qué medida se cumplen los objetivos marcados para cada trabajador.

Los departamentos de recursos humanos habitúan a realizar esta evaluación del desempeño laboral para detectar posibles errores en la gestión de personas y qué necesidades deben cubrirse en la empresa.

¿Qué aspectos evalúa?

A través de la evaluación del desempeño se puede saber en qué medida se cumplen las expectativas respecto a los objetivos de cada trabajador a nivel individual. De esta forma conocemos cómo es el rendimiento del empleado, su implicación con la empresa y su grado de satisfacción.

Se deben evaluar una serie de aspectos individuales para cada integrante de la compañía. Entre estos aspectos encontramos la evaluación de sus fortalezas, capacidades, aptitudes, integración en la compañía o insuficiencias.  Para ello evalúa a su vez una serie de aspectos individuales como el conocimiento del trabajo que realiza en su día a día, cómo se relaciona con el resto de la plantilla o cuáles son sus capacidades analíticas.

¿Qué consigue la empresa realizándola?

Procedimientos como medir la evaluación el desempeño son clave en los departamentos de recursos humanos. Gracias a ello podemos obtener información relevante acerca de nuestros trabajadores; cómo se sienten, cuál es su nivel de motivación y su grado de bienestar laboral dentro de la empresa.

Tras realizarla, la compañía consigue valiosa información que le ayudará en la toma de decisiones. Por ejemplo, si el desempeño laboral no cumple con los objetivos, habrá que detectar cuáles son los factores que fallan para corregirlos y lograr lo propuesto. Por el contrario, si mediante la evaluación observamos que el desempeño de nuestros empleados es el adecuado, será necesario alentarlos para que continúen en la misma línea sin bajar su rendimiento.

¿Es necesario hacer la evaluación del desempeño laboral en mi empresa?

La evaluación de desempeño es una herramienta más que puede aportarnos beneficios en la gestión de personas de nuestra empresa. Puede no ser tan necesario llevarla a cabo si nuestra empresa cuenta con otras herramientas que favorezcan en la mejora de la comunicación interna y la productividad de los empleados. Mediante su uso podremos también detectar las carencias con las que cuenta nuestra plantilla.

Cómo afecta la evaluación a los empleados

Es posible que los trabajadores se sientan presionados de cara a una primera evaluación de personal. Debido a ello el departamento de recursos humanos tiene como misión plantear la evaluación de manera que incentive y motive a los trabajadores. Además de poder convertirse en una eficiente herramienta de comunicación y de escucha para los empleados.

En definitiva, el departamento de RRHH debe ayudar a enfocar la evaluación no como un examen, sino como una forma de mejora y motivación individual. La evaluación del desempeño hace consciente a los trabajadores de sus habilidades, su repercusión en la compañía y de los aspectos que pueden mejorar o perfeccionar.

Requisitos para una correcta evaluación del desempeño laboral

  • Fijar los objetivos clave. En la metodología que sigamos deben de estar muy bien establecidos los objetivos a medir. Los objetivos han de ser específicos, medibles y alcanzables en el tiempo establecido.
  • Periodicidad. no basta con hacerlo una vez y ya está. Es necesario repetirla de forma periódica, ya que una organización debe estar en constante evolución y, por tanto, también su personal.
  • No solo centrarse en los objetivos. La evaluación para ser completa debe tener en cuenta aspectos como las competencias de cada empleado y sus habilidades.

¿Qué tipos de evaluación del desempeño laboral existen?

Existen distintos tipos de evaluación de desempeño. Según las características de nuestra empresa y de los datos que queramos obtener nos podremos decantar por utilizar unos u otros. Los principales tipos, seguidos de sus ventajas, son:

Evaluación por objetivos

En este tipo de evaluación, se establecen objetivos específicos para el desempeño del empleado y se mide cómo se ha alcanzado esos objetivos. Estos objetivos deben ser claros, medibles y alcanzables, y pueden estar relacionados con el trabajo diario, con proyectos específicos o con objetivos a largo plazo. La evaluación se realiza al final de un período de tiempo determinado, y se utiliza para determinar si el empleado ha cumplido con los objetivos establecidos.

Ventajas: Permite al empleado saber claramente lo que se espera de él, dar dirección al desempeño, permite evaluar objetivamente el desempeño y permite al empleado seguir el progreso hacia sus metas.

Evaluación por comparación

Se encarga de comparar el desempeño de un empleado con el desempeño de sus pares o con un estándar establecido. Es útil para determinar si un empleado está desempeñando de manera comparable a otros en el mismo cargo o en puestos similares en la empresa.

Ventaja: Permite determinar si el desempeño del empleado está en línea con lo que se espera en su rol.

Evaluación por escala de puntos

Utiliza una escala numérica para medir el desempeño, donde cada número representa un nivel de desempeño diferente. Es útil para evaluar aspectos específicos del desempeño del empleado, como su habilidad para trabajar en equipo o su capacidad para manejar un presupuesto.

Ventaja: Es una evaluación objetiva, ya que se basa en una escala numérica.

Evaluación por escalas de conductas

Se establecen conductas específicas relacionadas con el desempeño y se evalúa cómo se ha realizado cada conducta. Es útil para evaluar aspectos específicos del desempeño, como la comunicación o la capacidad de tomar decisiones.

Ventaja: es específico y puede ayudar a identificar áreas para mejorar.

Evaluación 360 grados

Recolecta la retroalimentación del desempeño de un empleado no solo del gerente directo, sino también de colegas, subordinados, y otros miembros del equipo. Es útil para obtener una visión completa del desempeño del empleado y cómo es percibido por diferentes personas en la empresa.

Ventaja: proporciona una visión más amplia del desempeño del empleado, y permite recibir retroalimentación de una variedad de perspectivas.

Autoevaluación

En este caso, el empleado evalúa su propio desempeño. Es útil para que el empleado se tome responsabilidad de su desempeño y para que reflexione sobre su propia contribución a la empresa.

Ventaja: El empleado puede reflexionar sobre su propia contribución y identificar áreas para mejorar.

Evaluación de desempeño basada en el proyecto

El desempeño es evaluado en relación con el proyecto específico que se está llevando a cabo. Es útil para evaluar el desempeño en un contexto específico y para medir la contribución del empleado al éxito del proyecto.

Ventaja: permite evaluar el desempeño en relación con el trabajo específico que el empleado está realizando.

Es importante tener en cuenta que una evaluación de desempeño efectiva debe ser justa, objetiva, y basada en hechos. El proceso de evaluación también debe ser transparente, permitiendo al empleado entender cómo se está llevando a cabo la evaluación y proporcionar retroalimentación para ayudarlo a mejorar su desempeño en el futuro.

10 pasos para implementar una evaluación del desempeño

Implementar una evaluación de desempeño efectiva requiere un plan bien estructurado y un enfoque en la planificación, ejecución y seguimiento. A continuación se describen algunos pasos para implementar una evaluación de desempeño:

  1. Establecer objetivos de desempeño. Determina qué aspectos del desempeño serán evaluados y establezca objetivos claros y medibles para cada uno de ellos. Asegura que los objetivos estén alineados con los objetivos de la empresa y que sean relevantes para el trabajo del empleado.
  2. Seleccionar un método de evaluación. Decide qué tipo de evaluación se utilizará y cómo se medirá el desempeño. Por ejemplo, si deseas evaluar el desempeño en términos de objetivos, podrías utilizar una evaluación por objetivos.
  3. Establecer un calendario. Establece un calendario para realizar la evaluación, teniendo en cuenta los tiempos de trabajo y los plazos de entrega de los proyectos.
  4. Entrenar a los evaluadores. Asegúrese de que los evaluadores estén capacitados para realizar una evaluación justa y objetiva. Proporcione entrenamiento para que los evaluadores entiendan cómo deben llevar a cabo la evaluación y cómo deben proporcionar retroalimentación.
  5. Realizar la evaluación. Lleva a cabo la evaluación según el calendario establecido. Asegúrate de que los evaluadores tengan acceso a la información necesaria para llevar a cabo la evaluación, como informes de proyectos o registros de tiempo.
  6. Proporciona feedback o retroalimentación. Una vez que se haya completado la evaluación, proporciona feedback al empleado sobre su desempeño. Esta retroalimentación debe ser constructiva y proporcionar suficiente información para que el empleado pueda entender qué aspectos de su desempeño son fuertes y cuáles necesitan mejorar.
  7. Establece un plan de mejora. Ayudar al empleado a establecer un plan de mejora para abordar cualquier problema identificado en la evaluación. Ayudarlo a establecer metas y objetivos específicos, y establecer un plan de acción para alcanzarlos
  8. Seguimiento y monitorización: es importante hacer un seguimiento y monitoreo del progreso del empleado en el plan de mejora. Es recomendable establecer un calendario de revisión para evaluar el progreso del empleado y ajustar el plan de mejora si es necesario. Esto permitirá asegurar que se están haciendo los cambios necesarios para mejorar el desempeño y ayudará al empleado a lograr sus objetivos.
  9.  Comunicar los resultados. No olvides trasladar los resultados de la evaluación de desempeño a la gerencia y al equipo. Es importante que todos estén al tanto de los resultados de la evaluación y de cualquier plan de mejora que se haya establecido.
  10. Continúa mejorando. La evaluación del desempeño no es un evento aislado, sino un proceso continuo. Es importante continuar evaluando y mejorando el desempeño para asegurar que la empresa sigue avanzando hacia sus objetivos.

 

Sobre el autor

Tamara Vargas

Periodista Digital aficionada al mundo de la tecnología y de la comunicación.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *