Qué es un ERTE y como gestionarlo tras el estado de alarma

Qué es un ERTE y como gestionarlo tras el estado de alarma

El decreto de estado de alarma se ha traducido en un frenazo en seco de la economía que nos afecta tanto a empresas como trabajadores.

El cierre de comercios e industrias, las cancelaciones y la drástica reducción de la actividad durante estos días es un duro golpe a la economía que afecta especialmente a sectores como la hostelería o el sector turístico. Muchas de estas empresas han empezado a tramitar expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), lo que obliga a los departamentos administrativos y de recursos humanos de las empresas a hacer un esfuerzo extra de gestión.

Qué es un ERTE y en qué casos se aplica

Un ERTE es una de las tres formas que contempla el Estatuto de los Trabajadores (en su artículo 47) para que una empresa ajuste los costes laborales a través de un procedimiento colectivo.

En este tipo de trámites la empresa no tiene la obligación de abonar indemnizaciones pero si reincorporar a los trabajadores afectados una vez termine el periodo estipulado. Además deberá seguir pagando el 100% de las cotizaciones a la Seguridad Social.

Los ERTEs se pueden aplicar por causas económicas, técnicas, organizativas o productivas, en estos casos se debe llevar a cabo un periodo de negociaciones entre empresa y trabajadores de mínimo 15 días. Pero los ERTEs que se inicien como consecuencia de la epidemia del coronavirus se fundamentan en motivos de fuerza mayor, una circunstancia que en condiciones normales debe ser constatada por las autoridades laborales.

ERTEs y crisis del coronavirus

El Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presentado las medidas desarrolladas por el Gobierno para afrontar la crisis económica consecuencia de la crisis sanitaria. Entre estas medidas se recoge que los ERTEs presentados durante este periodo y que sean consecuencia directa de la pérdida de negocio por la crisis sanitaria y sus consecuencias, serán considerados de fuerza mayor. Para declarar el ERTE las empresas tendrán que remitir a la autoridad laboral un informe que recoja su situación. Además, se reducen los plazos en los que se resolverán las solicitudes, a un máximo de siete días una vez que haya recibido el informe de la Inspección de Trabajo  y Seguridad Social.

Los ERTEs, que hasta ahora en muchas comunidades autónomas era necesario tramitarlos de forma presencial, se gestionarán online.

Otra excepción que afecta a los ERTEs es la que exonera a los empresarios de la obligación de abonar las cuotas de las Seguridad Social de los empleados afectados por este expediente de regulación temporal de empleo.

¿Cómo afecta este ERTE a los trabajadores?

Según el Real Decreto-ley 8/2020, todos los trabajadores afectados por un ERTE consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus, tendrán derecho a percibir la prestación contributiva por desempleo aunque carezcan del periodo de cotización mínimo. Además ese paro consumido no contará como gastado.

Los trabajadores no tienen que realizar ningún trámite en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) para solicitar la prestación. Es la empresa la que presentará la documentación necesaria en nombre de todos los trabajadores afectados. El SEPe ha publicado una plantilla para la solicitud para agilizar los trámites.

El importe de la prestación ascenderá al 70% de la base reguladora y durará el mismo tiempo que la suspensión del contrato y el trabajador seguirá cotizando durante ese tiempo. La suspensión del contrato sí afecta al cálculo anual de vacaciones o pagas extraordinarias que podríamos decir quedan en un estado de stand by.

Por último, en el caso de aquellos empleados que se vean afectados por una reducción de jornada la Seguridad Social también compensará el pago de salarios si esta reducción es entre un 10% y un 70%.

Cómo gestionar un ERTE en tiempos de coronavirus

TramitApp es una aplicación en la nube de gestión de recursos humanos que hará más sencillos lo trámites y la comunicación en estos delicados momentos. A través de la plataforma es posible enviar documentación a toda la plantilla o parte de ella. Además los trabajadores pueden firmar estos documentos desde cualquier lugar a través de su teléfono móvil.

Sobre el autor

Pilar Esteban

Apasionada por el marketing y la comunicación. Especialista en marketing digital.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.