Guía para afrontar el síndrome post vacacional y la vuelta al trabajo

Guía para afrontar el síndrome post vacacional y la vuelta al trabajo

El síndrome post vacacional, lejos de ser una leyenda urbana, afecta a un 40% de la población en España y, con ello, a buena parte de la plantilla de las empresas. Volver a la rutina y al trabajo después de un tiempo fuera puede venir acompañado de irritabilidad, falta de concentración y cansancio generalizado. ¿Quieres saber cómo preparar la vuelta al trabajo o cómo afrontar tu regreso? Ya sea para ti o para aplicar en tu equipo, hemos recopilado en este post distintos consejos y aspectos que te harán más fácil saber llevar y gestionar mejor la vuelta de las vacaciones. Toma nota y guarda el artículo para poder releerlo y aplicarlo siempre que lo necesites.

¿Realmente existe el síndrome post vacacional?

La respuesta es sí y seguramente te haya pasado a ti también. Millones de personas sufren alteraciones, que bien pueden ser físicas o psicológicas, en su vuelta al trabajo tras un periodo de vacaciones. Las personas jóvenes menores de 45 años son las más afectadas, pudiendo durar este síndrome entre 10 y 15 días, según afirma la Sociedad Española de Medicina y Familia Comunitaria.

Según coinciden los psicólogos, este síndrome postvacacional puede afectar a la motivación, concentración y rendimiento de los empleados y producir ansiedad, alteraciones del estado de ánimo o malestar general. Pero podemos anticiparnos los últimos días de vacaciones o tomar medidas para minimizar los síntomas en la medida de lo posible.

¿Qué trabajadores son los más predispuestos a sufrir el síndrome post vacacional?

Como decíamos son los empleados más jóvenes quienes más pueden padecerlo, pero más allá de la edad existen una serie de aspectos que aumentan las probabilidades de padecer el síndrome post vacacional.

  • Tener unas condiciones laborales poco favorables. Si el empleado no se siente satisfecho con sus condiciones laborales ni está bien en su puesto de trabajo la vuelta a la rutina se hace mucho más dura. Incluso, es habitual que tras las vacaciones se produzca una rotación laboral en las empresas al replantearse los trabajadores si situación en el trabajo
  • La existencia de un mal ambiente de trabajo. El clima laboral es importantísimo, a nadie le gusta volver a un sitio donde no se siente a gusto. Te dejamos aquí una serie de claves para mejorar el clima laboral de tu empresa.
  • No sentirse parte de la empresa. El employee engagement hace mucho. Si el trabajador se siente útil en la empresa, afín a sus políticas y valorado en su trabajo es más probable que tenga este “enganche” y un mayor vínculo con su empresa. Pero en el caso de no ser así y sentirse un número más, le costará volver.

Evita el síndrome post vacacional  para los últimos días antes de la vuelta al trabajo

Si todavía estás a tiempo (o, en su defecto, recuérdalo para las próximas vacaciones) puedes realizar distintas acciones los últimos días antes de la vuelta al trabajo que te ayudarán a retomar la rutina de forma más liviana.

Algo evidente pero que muchas veces no cuidamos es la desconexión laboral. Desconectar no es tarea sencilla, pero podemos empezar, por ejemplo, olvidándonos de consultar el email del trabajo, o el grupo general por donde nos comunicamos. Pero si necesitas más consejos te los dejamos en este artículo contándote cómo lograr la desconexión laboral siendo nómadas digitales.

En este punto, podemos tener un momento de reflexión con nosotros mismos donde valoremos los aspectos positivos de nuestro trabajo. En vez de imaginarnos amargados volviendo a nuestra rutina, podemos apuntar todo aquello que queremos mejorar en esta vuelta al trabajo que puede considerarse el comienzo de un nuevo curso laboral. El afán por superarnos y desarrollarnos personal y profesionalmente nos puede dar el impulso que necesitamos y motivarnos.

Aprovecha los últimos días de vacaciones también para descansar plenamente, intenta dejar el turismo a un lado. Tener tiempo para uno mismo antes de empezar nos ayudará a volver con las pilas más cargadas. Intenta aquí ir retomando los horarios de sueño de manera gradual y no intentar aprovechar hasta el último momento para hacer todo lo que no nos ha dado tiempo.

Además de ir volviendo a nuestros horarios rutinarios, notaremos la diferencia si días antes de volver a la oficina realizamos algo de ejercicio y vamos cuidando nuestra alimentación. Lo sabemos, da mucha pereza, pero ganarás en energía y vitalidad.

Consejos para los primeros días de trabajo tras las vacaciones

Bien, si ya han acabado tus días libres y llega la vuelta a la rutina, no desesperes, hay muchas acciones que puedes realizar para que esta vez te cueste un poco menos volver.

Reconecta con el equipo

Tener un café con los compañeros en un momento de descanso para hablar de las vacaciones puede ayudarnos a empezar mejor la vuelta a la rutina. No solo ayudará a reactivar el vínculo con los compañeros, también permitirá conocer qué ha ocurrido en la empresa durante tu ausencia o durante los meses de verano.

Consulta el correo y establece prioridades

Posiblemente se haya acumulado correos en este tiempo fuera, pero no intentes abordarlo todo el primer día. Ve leyéndolos con tranquilidad, ordena según su importancia para gestionarlos y evitar agobios.

Intenta dejar libre la mañana para ponerte al día

Muchas veces, nada más volver de vacaciones, establecemos reuniones para ese mismo día. Pero si queremos que la vuelta sea lo mejor posible, intenta reunirte un poco más tarde. Tener, como mínimo, unas horas en la mañana para poner los pies en la tierra, ir leyendo el correo y organizándote, ayudará a enfrentar mejor la vuelta.

Realiza una lista de tareas

Aunque tengamos que dedicarle un rato a redactar una lista de tareas, merece la pena. Ya sea en papel o de manera digital, tener por escrito qué cosas hay que hacer y establecerle un orden de prioridad nos ayudará a reducir ese

Piensa en la próxima escapada

Si volver a nuestra rutina nos tiene con la cabeza en las vacaciones, un truco que suele funcionar para aliviar esta nostalgia es ir planeando un próximo destino. No tiene por qué ser un lugar lejos ni estar muchos días. Seguro que idear una escapada para un fin de semana nos ayudará a sobrellevar mejor la vuelta y tener ese nuevo lugar en mente.

¿Qué más puedo tener en cuenta y qué hacer si no se me pasa?

Si con las recomendaciones anteriores sientes que siguen sin terminar de servirte, existen otras cuestiones que debes tener en cuenta para la vuelta al trabajo.

Primero, no te sientas culpable por volver de vacaciones y no encontrar la motivación suficiente para retomar la rutina. Es más que frecuente y no todo el mundo vuelve con las llamadas “pilas cargadas”. Date tiempo y cuídate en tu proceso.

Tampoco intentes salvar el trabajo pendiente en un mismo día ni hacerlo todo al mismo tiempo. A veces la carga que nos ponemos al volver para realizar las tareas que se han acumulado es lo que nos provoca un mayor estrés y ansiar todavía más las vacaciones.

Toma un momento de reflexión y plantéate el porqué de este síndrome. ¿Te sientes a gusto y satisfecho en tu puesto y en tu empresa? Si retomar el trabajo es una odisea quizá sea un signo de que necesitas un cambio laboral.

No menosprecies el síndrome post vacacional si te está afectando. Como hemos visto es algo que puede ocurrir y que puede perjudicar la salud física y mental de los trabajadores. Además, también puede venir acompañado o provocado por otros síndromes como el burnout. Si vemos que esta situación se prolonga en el tiempo puede que necesitemos ayuda de un profesional.

Sobre el autor

Tamara Vargas

Periodista Digital aficionada al mundo de la tecnología y de la comunicación.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.