¿Qué es el acoso laboral y cómo gestionarlo en las empresas?

¿Qué es el acoso laboral y cómo gestionarlo en las empresas?

Seguro que más de una vez has escuchado la palabra mobbing, este término se refiere al acoso laboral que puede producirse en el trabajo. Este grave problema nos lo podemos encontrar en las empresas donde un empleado sea víctima de acoso dentro del propio ambiente laboral. Saber actuar a tiempo es esencial, así como realizar distintas prácticas desde el departamento de RRHH para evitar y prevenir que se produzcan este tipo de comportamientos y situaciones.

Te contamos todo lo que debes saber acerca de este término y cómo actuar para erradicar el mobbing y lograr un clima laboral lo más óptimo y sano posible, mejorando así la relación de las empresas con sus empleados.

¿Qué es el acoso laboral o mobbing?

El mobbing es un tipo de acoso laboral caracterizado por dañar o humillar a un trabajador dentro de la empresa. Las formas en las que se manifiesta este acoso pueden ser múltiples: exclusión, humillación, discriminación, acoso, entre otros.

Para un empleado que sufre mobbing, sus consecuencias pueden ser devastadoras, tanto a nivel personal como laboral. El trabajador puede tener graves consecuencias en su salud física y mental. Además, es habitual que el empleado posea una menor satisfacción laboral y se reduzca su compromiso con la empresa.

Ante esta situación, el clima laboral de la compañía se verá enormemente afectado, así como la productividad de sus empleados. Todo ello puede dar lugar a producirse una fuga de talento, aumentando la rotación laboral de la compañía y produciéndose una cultura tóxica en el lugar de trabajo.

¿Qué misión debe tener las compañías ante el acoso laboral?

Es responsabilidad de las empresas asegurar que el lugar de trabajo es un sitio seguro, donde todos los empleados se puedan desarrollar personal y profesionalmente, lejos de la intimidación u otras prácticas que puedan ser perjudiciales para la salud de los trabajadores. Por lo tanto, el primer paso para afrontar el mobbing es el propio compromiso de empresa y empleador de proporcionar un entorno seguro y profesional de trabajo e inclusivo.

Para prevenir y erradicar este acoso laboral en sus entornos de trabajo, las empresas deben establecer políticas y medidas preventivas, por ejemplo, realizando actividades o acciones de sensibilización a toda la plantilla acerca de la importancia de respetar los derechos laborales y la dignidad de los trabajadores.

En el caso de que exista una situación de mobbing, es misión de las compañías detectarlo y tomar medidas inmediatas donde en todo momento se proteja al trabajador afectado ofreciéndole apoyo y asesoramiento.

Para la persona o personas agresoras las empresas deben interponer las sanciones oportunas. Estas sanciones variarán en función del país y de la ley laborable que exista.

Sanciones interpuestas en casos de acoso laboral

Como comentábamos, las sanciones para las personas que realizan acoso laboral o mobbing variarán en función del país. Por lo general, estas sanciones son:

  • Sanciones administrativas. Son aquellas sanciones impuestas por las autoridades laborales, pueden incluir multas, clausuras, entre otras.
  • Sanciones civiles. Aquellas impuestas por los tribunales, pueden incluir indemnizaciones a favor del trabajador afectado.
  • Sanciones penales. Impuestas por los tribunales, pueden incluir cárcel o multas para el agresor.
  • Sanciones disciplinarias. Las sanciones impuestas por la empresa pueden incluir amonestaciones, despidos, entre otras medidas.

¿Qué pruebas son necesarias para acreditar el mobbing laboral?

En España, La Ley Reguladora de la Jurisdicción Social recogida en el BOE, exige a las víctimas de mobbing acreditar este acoso sufrido a partir de declaraciones de testigos, posibles mensajes que hayan recibido, etc. Estas pruebas pueden constituir un delito en el caso de que el asunto se lleve al terreno penal, como hemos visto en las sanciones que pueden aplicarse.

Acciones y estrategias que seguir ante el mobbing laboral

En una situación de mobbing laboral que estemos sufriendo nosotros mismos o veamos sufrir hacia otro compañero, es importante que sigamos las siguientes acciones y estrategias;

  • Denunciar el caso de mobbing laboral a la empresa o las autoridades laborales.
  • Solicitar apoyo y asesoramiento legal a las autoridades laborales o a organizaciones de derechos laborales.
  • Guardar pruebas y documentación que sustente el caso de mobbing laboral, como mensajes, correos electrónicos, testimonios de testigos, entre otros.
  • Pedir ayuda a familiares, amigos o profesionales de salud mental para enfrentar la situación de mobbing laboral. En el caso de que no seamos nosotros mismos quienes lo sufren, mostrar nuestro apoyo durante el proceso.
  • Mantener una actitud proactiva y constructiva en el trabajo, para desarmar las estrategias de los agresores.
  • Asistir a los procesos judiciales o administrativos que se realicen para resolver el caso de mobbing laboral.

¿Qué soluciones pueden proporcionar las empresas?

Las empresas, por su parte, deben establecer una política clara de tolerancia cero hacia el acoso en el lugar de trabajo. Esta política debe ser conocida por todos los miembros de la plantilla y en ella estarán dispuestas las medidas disciplinarias claras para aquellos que lo incumplan.

Establecer algún tipo de formación o enviar documentación a los trabajadores sobre el acoso laboral ayudará a concienciar y visibilizar este problema. A su vez, estaremos fomentando un ambiente de trabajo respetuoso donde se prevengan las situaciones de mobbing.

Desde TramitApp aconsejamos a las empresas establecer canales de comunicación que sean abierto y eficaces para que sus trabajadores puedan reportar cualquier tipo de situación de mobbing de forma anónima sin temor a represalias. Estos canales nos ayudarían además a cumplir con la Directiva Whistleblower, pudiendo emplearse también para informar sobre distintas irregularidades.

Sobre el autor

Tamara Vargas

Periodista Digital aficionada al mundo de la tecnología y de la comunicación.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *