¿Qué significa learnability y cómo fomentarlo en las empresas?

¿Qué significa learnability y cómo fomentarlo en las empresas?

Las compañías priorizan cada vez más la búsqueda de perfiles versátiles para que formen parte de su plantilla. Aquí entra el término learnability, una capacidad de los profesionales muy valorada por las empresas que permite al trabajador crecer profesionalmente y mantenerse motivados.

¿Qué es learnability?

Con learnability nos referimos a la capacidad que tienen algunos trabajadores de estar en continuo aprendizaje o formación sin que su empresa se lo haya exigido. Es decir, esta habilidad hace que el empleado quiera seguir aprendiendo, ya sea por curiosidad o por estar más preparado para fomentar sus tareas. Por lo tanto, se buscan trabajadores que sean proactivos.

Este término suele utilizarse en su forma anglosajona, aunque si lo intentamos traducir al castellano puede ser algo así como “aprendibilidad”.

A pesar de que este concepto ha existido siempre, es en los últimos años cuando ha tomado un mayor sentido debido a los últimos avances tecnológicos. Las compañías buscan trabajadores preparados que sean capaces de poder adaptarse a los próximos cambios que se vayan produciendo en las empresas y en la sociedad en general.

La importancia de learnability en los últimos años

Los reclutadores de las empresas tradicionalmente realizaban las contrataciones de personal buscando determinadas habilidades para que llevaran a cabo unas tareas específicas en cuestión. Este aspecto actualmente ha evolucionado hacia la búsqueda de perfiles versátiles que sean proactivos y tengan curiosidad por aprender.

El reciclaje formativo es imprescindible debido a la evolución rápida y constante del mercado laboral. Incluso, según afirma el estudio La revolución de las competencias, se calcula que el 65% de los trabajos que realizarán las personas que nacieron a partir del año 2.000, aún no se han creado. Esto nos hace ver lo necesario que es y seguirá siendo que los empleados estén en continua formación, actualizando y renovando sus habilidades una y otra vez.

La aplicación de la learnability para la búsqueda de personal

Si buscamos empleabilidad en los trabajadores que vayamos a contratar, la learnability será uno de los aspectos más valorados. Más allá de cubrir una serie de tareas debido a los conocimientos que el trabajador tiene, las empresas buscan que sean capaces y quieran seguir aprendiendo.

Al fin y al cabo, si un empleado está abierto a ampliar sus conocimientos y se muestra dispuesto a aprender, esto contribuye a un mayor desarrollo de su carrera profesional. Estos factores harán que la retención del talento dentro de la empresa aumente y el viaje del empleado resulte más beneficioso.

Por lo tanto, para llevar a cabo una selección del personal más adecuada en la actualidad, esto ya no dependerá tanto de lo que sabe el candidato, sino de lo que es capaz de aprender. Los reclutadores buscan profesionales que se adapten a los cambios y cuenten con las competencias tecnológicas necesarias.

Técnicas para desarrollar la learnability

Hemos recogido distintos consejos y aspectos que debemos tener en cuenta para fomentar la learnability de nuestra empresa.

Conocer las necesidades de nuestro equipo

Antes de intentar desarrollar nuevas habilidades, en primer lugar, debemos preguntarnos qué necesidades existen entre nuestros trabajadores y qué es aquello que queremos mejorar para resolverlas. La evaluación del desempeño es la herramienta que puede ayudarnos a detectar y analizar las fortalezas y debilidades de los empleados. Una vez conocidas, podremos ir conociendo cuáles son aquellas necesidades que buscamos cubrir mediante la learnability.

Fomentar el aprendizaje individual

El own learning, también conocido como aprendizaje individual, es de las mejores estrategias que podemos poner en marcha para fomentar la learnability. Nosotros mismos como empleados podemos llevarlo a cabo, por ejemplo, para realizar todas aquellas habilidades o actividades que llevamos tiempo queriendo realizar. Entre ellas, aprender un nuevo idioma o practicar algún deporte.

Aplicado al trabajo, poner en práctica el own learning será mucho más sencillo si buscamos aspectos que nos motiven laboralmente. Puede ser que aprenderlo nos posibilite crecer en la empresa, realizar nuevas tareas o sean habilidades simplemente para mejorar como profesionales. En definitiva, nuestros nuevos objetivos para aprender es importante que sean motivadores para nosotros mismos. Este pensamiento y prácticas podemos trasladarlas también a los equipos de trabajo.

Cuidar el clima laboral

Difícilmente los empleados querrán superarse y mejorar en la empresa si no se sienten a gusto en la misma. Por ello, trabajar en el clima laboral que existe nos ayudará a que sea mucho más sencillo que estas inquietudes por aprender y querer mejorar surjan entre los propios trabajadores.

La motivación también jugará un papel esencial.  Animando a nuestro equipo a que se formen en tareas o materias que siempre quisieron hacer o en las que tienen inquietudes puede ser motivacional para ellos. Además de asegurarnos por parte de la empresa a mantener una buena actitud ante los nuevos retos y cambios que se vayan produciendo.

Sobre el autor

Tamara Vargas

Periodista Digital aficionada al mundo de la tecnología y de la comunicación.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *