Recursos humanos y responsabilidad social corporativa

Recursos humanos y responsabilidad social corporativa

La importancia cada vez mayor de las áreas de gestión de personas en las empresas y el cambio de paradigma que está viviendo el mundo hacen que la relación entre recursos humanos y responsabilidad social corporativa cobre una importancia cada vez más relevante.

El impacto creciente que las empresas tienen en la sociedad a través de las prácticas de sus empleados merece que los profesionales de RRHH tomen conciencia de su rol para mejorar el mundo en el que vivimos. En la pasada década se convirtió en algo popular fomentar determinadas prácticas en la empresa tales como centros de reciclaje, desplazamientos en bicicleta o transporte público, incluso facilitando la creación de hábitos saludables entre su personal como ofrecer fruta gratis, máximas de vending que no ofertaban productos con azúcares añadidos

Quizás ha llegado el momento de utilizar la tecnología para ir un paso más allá.

Desde luego debemos ser conscientes de las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para modificar el entorno en el que vivimos. El simple gesto de permitir que una persona trabaje desde su casa un día a la semana reduce significativamente la huella ecológica. Una persona que se desplaza a su centro de trabajo en transporte público o en vehículo privado a día de hoy es muy probable que este consumiendo combustibles fósiles para hacerlo. Cada día que una persona no necesita desplazarse a su centro de trabajo reduce las emisiones de CO2 que genera nuestra empresa.

También se esgrime muy a menudo el argumento de que el teletrabajo mejora la conciliación entre vida personal y laboral. Esto se utiliza como herramienta de motivación para el empleado y se utiliza como un instrumento de engagement entre empresa y trabajador, pero lo cierto es que tiene más beneficios que los evidentes. Un buen equilibrio entre teletrabajo en circunstancias óptimas y trabajo presencial fomenta las relaciones familiares y la práctica de actividades no laborales, lo que se traduce en una mejor salud tanto física como mental de los empleados y, a medio plazo, mejora la salud y reduce el absentismo.

El departamento de recursos humanos de una empresa hoy por hoy es una de las herramientas fundamentales para garantizar la salud pública. Esto puede sonar un poco exagerado, pero si lo pensamos detenidamente las políticas que se establezcan desde el área de personal de la empresa influyen decisivamente a la hora de transmitir enfermedades. Todos estamos preocupados por pandemias como la del Coronavirus, pero también es aplicable a otras enfermedades contagiosas con las que estamos acostumbrados a convivir como la gripe o virus gastrointestinales. Permitir que la gente trabaje desde su casa si tiene síntomas de enfermedad, facilitar la higiene en el centro de trabajo o reducir la transmisión haciendo uso de dispositivos para fichar con contacto 0 están en manos de los profesionales de los recursos humanos.

También podemos hacer incapié en las ventajas de la digitalización para reducir el consumo de papel, incluso para eliminar por completo el papel. Todos sabemos que la creación de una hoja de papel comienza con la tala de un árbol, pero quizás no somos tan conscientes de la huella ecológica del proceso completo. Este árbol se transporta hasta una papelera se procesa, se convierte en papel y se transporta de nuevo hasta un comercio y del comercio a nuestra oficina. En el caso del papel reciclado, evitamos talar un árbol pero el resto del proceso es muy similar. Hoy en día no existe ningún motivo para utilizar papel en el departamento de recursos humanos. Todas las comunicaciones se pueden realizar mediante email o a través de un portal del empleado. Se pueden firmar digitalmente contratos y todos los documentos, incluidos tickets y facturas, pueden almacenarse en formato digital.

Por otro lado, la globalización ha hecho posible que podamos contratar personas y proveedores de cualquier parte del mundo. Esto puede jugar en beneficio de la empresa no solo abaratando costes, sino otorgando oportunidades en zonas del planeta más desfavorecidas o colaborando con proveedores con una ética de producción alineada con los principios éticos que desea promulgar la empresa. Actualmente, las redes de distribución son excelentes en todo el mundo, la comunicación a través de internet es ágil y sencilla y las leyes de comercio internacional están confeccionadas para facilitar la colaboración entre países. Muchas empresas han contratado en el pasado equipos de desarrolladores en la India o en China pero ¿que tal contratar un equipo de ingenieros en Eritrea? ¿Acaso el talento no se encuentra en cualquier parte? ¿Qué tal tener acuerdos de prácticas remuneradas a distancia con una universidad en El Salvador?

Son muchas las prácticas que podemos implementar desde el departamento de recursos humanos para mejorar la responsabilidad social corporativa. Hacer las cosas e un modo distinto a como se han hecho siempre no solo va a ayudarte a mejorar los resultados de tu empresa, también va a contribuir a cambiar el mundo.

Sobre el autor

Daniel Grifol

Más de 10 años escribiendo sobre el mundo de la productividad en empresas y los recursos humanos.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.